Martes 21 de Mayo 2024
HOGAR

Este tipo de SAL hará tus plantas enfermas con hojas amarillas resuciten al instante

Este ingrediente es el que usan en los invernaderos para mantener las plantas sanas y hermosas

Créditos: Pexels
Escrito en TENDENCIAS el

Si tus plantas están enfermas y tienen deficiencia de vitaminas te lo va a indicar por medio del aspecto de la apariencia de sus hojas, es decir, van a comenzar a tornarse amarillas y luego se van a secar, es por esto que es necesario ponerles especial cuidado antes de que se muera. ¿Cómo revivir una planta? Con este ingrediente secreto que te compartiremos hoy podrás hacerlo de forma fácil.

Las plantas requieren cuidados y atención como cualquier ser vivo y si no los tienen es muy fácil que en poco tiempo no tengan la energía suficiente para sobrevivir. Además, cada una las diferentes especies tienen cuidados específicos que se deben de seguir al pie de la letra, porque, por ejemplo, si se pone una planta de interior en el jardín, en popo tiempo se moriría, de la misma forma que si se riega diario una que solo lo necesite cada quince días.

Por otro lado, los abonos y fertilizantes son algo que todos los tipos de plantas requieren cada ciento tiempo para que por medio de sus raíces absorban los nutrientes necesarios para crecer sanas y fuertes. Muchos de ellos los puede conseguir en tiendas especializadas en botánica y también hay muchos otros que puedes hacer tú mismo con ingredientes que tienes en casa.

Pexels

Hoy te compartimos el ingrediente secreto que utilizan en los invernaderos y viveros para evitar que las plantas tengan hojas amarillas para que estén hermosos antes de que alguien las compre. Si quieres hacer los mismo con las tuyas, consigue sales de magnesio y sigue paso a paso los consejos que te compartimos a continuación.

¿Cómo utilizar sales de magnesio para abonar plantas de interior y exterior?

Las sales de magnesio o sales de Epson son ricas en magnesio y fosforo, minerales esenciales que son vitales para que las hojas de las plantas no se hagan amarillas, se sequen y mantengan el color verde que indica que están sanas y tienen la cantidad necesaria de clorofila para que realicen el proceso de fotosíntesis de forma óptima.

¿Cómo hacerlo? Solo vas a necesitas las sales de Epson y un agua potable. Agrega una cucharada chica de estas sales en un litro de agua y riega de forma regular tus plantas enfermas con esta mezcla. Esta práctica ayudará a eliminar los químicos que están en el agua y para que las raíces logren absorber las vitaminas de la tierra.

De otra forma, si solo tienes poco tiempo, también puedes poner una cucharada cafetera de sales de magnesio encima de la tierra cuidando que no toque raíces ni tallo. Toma en cuenta que las plantas solo requieren de fertilización cada 15 o 20 días, esto para que no sea contraproducente.