Lunes 20 de Mayo 2024
THE CROWN, QUINTA TEMPORADA

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés

El matrimonio más alegre de la familia real fue entre Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, y siempre escondió infidelidades y escándalos.

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe AndrésCréditos: Getty Images
Por
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

A lo largo de 10 años, Sarah Ferguson y el príncipe Andrés fueron considerados como el matrimonio más ‘feliz y verdadero’ de la familia real, pero fue uno de los más escandalosos e infieles de la monarquía. 

Tras el estreno de la quinta temporada del éxito de Netflix, ‘The Crown’, muchas preguntas han salido a la luz por parte de los fans, y una de ellas es la historia de amor y desamor de los ‘príncipes de la eterna sonrisa’. 

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés. Foto: Getty Images.

De 1986 a 1996, el amor de los duques de York era uno de los más lindos del Reino Unido, pues el hijo ‘favorito’ de la reina Isabel II por fin se casaba con una hermosa mujer digna de ser parte de la realeza. 

Sin embargo, al igual que sus hermanos, el polémico príncipe Andrés terminó en divorcio con la madre de sus hijas, por lo que aquí te traeremos la historia que envuelve a los ‘príncipes de la eterna sonrisa’. 

Historia de amor de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés

El amor de la pareja se remonta a cuando ambos tenían tan sólo diez años de edad, pues se conocieron en el Guards Polo Club, justo cuando ella había acompañado a su padre, Ronald Ivor Ferguson, que participaba en un evento de polo donde también estaba el hermano menor del rey Carlos III. 

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés. Foto: Getty Images.

Con el paso de los años, los dos formaron parte de los círculos sociales, y un día, Fergie, como le decía de cariño, recibió una invitación de una de sus amigas de la adolescencia, se trata de nada más y nada menor que Diana de Gales. 

Se trató de un after party de las carreras de Ascot en el Castillo de Windsor, velada en la que el hijo favorito de la reina y la joven pelirroja se flecharon de inmediato. 

No fue sino hasta 1985 cuando inició su noviazgo, y de inmediato se convirtieron en una de las parejas más populares para la gente y los fotógrafos, pues el carácter extrovertido de Sarah y sus espontáneas reacciones enamoraban a Andrés y al Reino Unido por completo. 

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés. Foto: Getty Images.

Mientras el príncipe se enamoraba el Palacio la miraba con cierta desconfianza y aunque les gustaba su espontaneidad, desaprobaba que dijera malas palabras, fumara un paquete de cigarrillos diario y fuera fan de los chistes verdes, el humor escatológico y los ruidos corporales. 

Y es que al parecer, las “vulgaridades” de Fergie tenían un pasado complejo, no solo por el divorcio de sus padres, sino por lo mucho que habrían durado sus relaciones pasadas, ya que fueron de 10 y 20 años cada una. 

Tras su romance, la pareja se casó el 23 de julio de 1986 en la Abadía de Westminster, frente a dos mil invitados, y el vestido de Fergie fue una creación de Lindka Cierach, una modista nacida en Lesoto, África de origen británico.

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés. Foto: Getty Images.

La historia del desamor Sarah Ferguson y el príncipe Andrés

Con tan sólo unas semanas de casados, los duques de York se mudaron a una casa familiar en Sunninghill, cerca de Ascot y edificada para y al gusto de ellos. 

Su familia se completó el 8 de agosto de 1988, con el nacimiento de su primogénita, Beatriz, y el 23 de marzo de 1990, llegó la menor, Eugenia, justo en la época en la que Fergie sorprendió a todos al anunciar que deseaba ganarse la vida y dejar de ser una mujer mantenida.

Lo que sí es un hecho es que nadie vio bien sus comentarios, por lo que escribió un libro que después fue acusado de plagio, lo que desencadenó otras acusaciones en la popular pareja pues muchos seguidores dijeron que él había aumentado de peso y ella era bastante ‘torpe’. 

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés. Foto: Getty Images.

 Pero eso no fue todo, pues con sus misiones en la Marina, como piloto de la Royal Air Force, Andrés solía pasar largas temporadas lejos de su esposa y las infidelidades no se hicieron esperar por ninguno de los dos. 

Y es que ella decidió no perder su vida social, y retomó su romance con una expareja, mentiras que él se vio enfrascado en escándalos ya conocidos con el empresario Jeffrey Epstein. 

Es importante agregar que los dos duques de York tuvieron una larga lista de amantes ante las ojos de sus dos hijas, por lo que decidieron anunciar su separación en 1992, pero tuvieron un divorcio, discreto y sin escándalos, se concretó cuatro años después. 

Sarah Ferguson y los escándalos de infidelidad que llevaron al divorcio del príncipe Andrés. Foto: Getty Images.

A pesar de los escándalos y las infidelidades Fergie y Andrés siguieron siendo amigos, pues ella regresó a vivir a las residencias reales y cada tanto se avivan rumores que aseguran que volvieron a ser pareja, ya que lo ha apoyado en los peores escándalos del príncipe. 

GBR.